Instituto Gastronómico | LYCÉE

¿Sabías que hay que activar las semillas antes de comerlas?

¿Activar las semillas? pareciera que estuviéramos hablando de darle superpoderes, un poco lo es, pero te contamos de qué se trata y cómo hacerlo, es super fácil.

El sistema de protección de las semillas

Primero que nada, tienes que saber que las semillas cuentan con un sistema de protección propio para perpetuar la especie:
– Unos tóxicos para evitar que los animales se las coman. Estos tóxicos no nos matarían pero si podemos evitarlos, mejor.
– Inhibidores enzimáticos, que mantienen la semilla «en hibernación» hasta que le toca la hora de convertirse en planta. Estos inhibidores, en los humanos, hace que nos cueste más digerir las semillas.
Pero cuando las colocamos en remojo con agua, la semilla encuentra las condiciones que necesita, y comienza su proceso de germinación.

¿Cómo activamos las semillas?

La primera parte de este proceso es la activación de la semilla, desprendiendo sus tóxicos de protección, liberando los inhibidores y potenciando el poder nutricional para poder crecer con fuerza.
Activar las semillas es lo más fácil del mundo, sólo tenemos que ponerlas en remojo con agua unas 8 horas si son semillas grandes. Las semillas chicas sólo necesitan unas 2 horas de remojo.
Pasado este tiempo, escurrir las semillas y lavarlas con agua nueva y listo! Ya las podés consumir en ensaladas y en muchísimas preparaciones más!!

¿Sabías la historia del origen de la hamburguesa? ¿Te gustaría saber los secretos culinarios para hacer las mejores? Te invitamos al curso corto Descubre el mundo de la comida natural en nuestro Curso Corto Presencial de COCINA Y PASTELERÍA SALUDABLE.

Artículos relacionados